fbpx

Bienvenidos a EGO EN EL NEGOCIO

Capítulo 34. ¿Qué es el engagement?. Me presento, soy ITCANph, diseñador gráfico freelance y espero que el contenido del podcast te sea útil y te ayude a mejorar tu negocio.

Bienvenidos un día más al podcast, no siempre os lo digo, pero gracias por escucharme y por apoyarme en este proyecto que poco a poco va cogiendo forma y generando buenas vibraciones en la gente. Ya llevamos más de una treintena de capítulos y estoy muy contento de seguir el ritmo de publicación así como la web, que sigue creciendo y creciendo.

Os agradezco enormemente los mensajes de apoyo que me llegan desde todos sitios y las críticas constructivas, que también me llegan.

Hoy vamos a hablar de un tema bastante interesante, sobre todo de cara a reforzar algunos conceptos que muchas veces tenemos olvidados o que ni siquiera sabemos definir y sin embargo utilizamos en la jerga del marketing.

El engagement. Y es que, esto del engagement, se ha convertido en una palabra muy utilizada por muchas empresas y muchos «expertos» del marketing debido a lo lucida que es y a lo bien que queda decirla… Y muchas veces no nos paramos a pensar realmente qué significa y de qué hablamos cuando hablamos de ella.

Engagement significa compromiso. Y no es otra cosa que la capacidad de una marca, de un influencer, de una persona, de generar en y con su público relaciones duraderas y sólidas, estas relaciones son las que hacen que en el largo plazo, una marca sea capaz de vender.

Bien, dicho esto, el engagement es mucho más que el número de likes que tiene una publicación, que es en muchas ocasiones la forma que tienen esos expertos de medir la influencia o la capacidad de su engagement. El engagement normalmente lo medimos en forma de likes, de comentarios, de veces compartido, de impresiones, de CTR, de visitas a la web… pero el engagement no deja de ser la relación que queda tras todo eso. Porque tú puedes recibir cientos de likes, miles de comentarios y tener millones de followers, que si mañana desaparece la red social de moda, dejarás de recibirlos y por tanto desaparecerás del mapa.

El engagement consiste en que estés donde estés, te sigan reconociendo, porque a fin de cuentas, tu valor reside en la calidad de lo que ofreces y no en la plataforma en la que lo haces. 

Esto es algo que siempre le digo a mis clientes. Y es que falsear los números, no es otra cosa que engañar primero a tu público, segundo a tu potencial cliente y finalmente te estás engañando a ti mismo pensando que tienes a gente leyendo lo que pones. No deja de ser un engaño y una mentira. Lo interesante de las redes es su tráfico, es la verdad que hay detrás de cada número, porque eso es lo verdaderamente importante.

El engagement no es un elemento despreciable a la hora de hacer marketing, es decir, el compromiso se adquiere por ambas partes, el público dejará de ser fiel a una marca en el momento en que la marca no comparta los mismos valores que la han convertido en lo que es.

Ahora, salgamos del mundo de internet e imaginemos un ejemplo en la vida real.

Si burger king dejara de hacer las hamburguesas a la parrilla y comenzara a hacerlas al vapor, suponiendo que esto se pudiera hacer, su público fiel, no hablo del que pasa por delante y compra sin pensar si es burger king o es mc donalds o fosters o cualquier otro… hablo de su público fiel, para el que Burger King trabaja y se gasta cientos de millones de dólares, tened por seguro que se sentiría estafado. Y esto es algo muy, pero que muy, importante. Porque aunque el producto sea el mismo, es decir, una hamburguesa, el compromiso adquirido por Burger King para con sus clientes es que ellos son los reyes de la parrilla.

Ahora imagina por un momento que Burger King por un casual, por el que fuera, desapareciera mañana de la faz de la tierra. Es decir, todos sus locales a la vez eliminaran su cartel y pusieran en su lugar el cartel de una marca blanca. Ofertando el mismo producto, estando en las mismas localizaciones y con el mismo personal. Las ventas disminuirían notablemente, porque ese local no sería la casa del Whopper, aunque dentro estuviera la hamburguesa, ahora huérfana de nombre. Porque el cliente se fía de Burger King y no de otro. Porque lleva décadas ganándose el prestigio, el engagement. Y una hamburguesería cualquiera no puede comprar a los clientes.

Por cierto, no estoy haciendo publicidad de BK eh, estoy cogiendo una marca con ese enorme potencial y trasladando la idea de engagement al extremo. Y es que las redes sociales nos han engañado desde su nacimiento, generando en nosotros esa sensación de que los números, al ser públicos pueden ser reales, y en muchos casos son inflados y no somos capaces de distinguir la realidad de la imaginación.

Ahora volvamos al maravilloso mundo de internet e imaginemos al influencer de moda que consigue juntar cientos de miles de likes en sus fotos y en poco tiempo comienza a vender productos. Si su público percibe que ha perdido su esencia, es decir, que deja de subir el contenido por el que le siguieron y empiezan a ver contenido patrocinado y poco afín a su personaje… es muy probable que esa publicidad no llegue a funcionar. Porque si bien el anunciante llega a muchas personas, la gente está suscrita por su contenido, no por su publicidad.

Porque cuando una empresa, un negocio o cualquier persona utiliza sus redes sociales para vender un producto o servicio, está a todas luces cometiendo un error. Como hemos explicado muchas veces, las redes sociales ayudan a vender, pero no las debemos utilizar como plataformas de venta, porque estaremos eliminando una parte fundamental de su cometido, que no es otra cosa que generar relaciones directas entre nosotros y nuestro público.

En las redes sociales nos comunicamos, nos expresamos y nos posicionamos. La venta es una consecuencia.

¿Dónde escuchar el podcast?

“Porque emprender no tiene porqué llevarse tu vida por delante. En todo caso, emprender consiste en mejorar tu vida y hacerte crecer”

ITCANph
Diseñador gráfico

¡Contacto!

Leave a Reply