fbpx

Bienvenidos a EGO EN EL NEGOCIO

Capítulo 42. Me han bloqueado en Instagram. Me presento, soy ITCANph, diseñador gráfico freelance y espero que el contenido del podcast te sea útil y te ayude a mejorar tu negocio.

Bienvenidos un día más a Ego en el Negocio, en el capítulo de hoy voy a comentaros un poco por encima las frustraciones que genera Instagram en nuestra vida diaria, de cómo nuestro negocio necesita de las redes sociales y de lo injusto que es a veces.

Parto de la base de que Instagram es una plataforma espectacular para darte a conocer y donde mostrar tu portfolio de forma gratuita. Y es importante remarcar esto, Instagram es una aplicación gratuita, pese a estar plagada de publicidad, su uso no está restringido únicamente para la gente que paga. Tienes la posibilidad de mostrar tu trabajo y de conocer a gente nueva de manera completamente gratuita. Únicamente necesitas un correo electrónico y ganas de darte a conocer.

Es sencillo, todo el mundo tiene una cuenta en Instagram y te sirve para el trabajo, sea cual sea. Pero no todo es perfecto. 

Instragram nace hace varios años como plataforma visual donde compartir fotografía, porque no se nos puede olvidar que esta red social tiene como icono una cámara de fotos vintage por algo, y es que servía en exclusiva para compartir fotografías.

Una vez Facebook entra en escena y compra la plataforma, comienzan a desarrollar nuevas áreas, comienzan a utilizar los servicios de publicidad de manera más agresiva y empiezan a implementar mejoras.

Seguidamente, Instagram se funde con Snapchat y comienza el mundo de los stories, generando una nueva forma de disfrutar de la plataforma. Instagram arrasa entre el público debido a la adicción que genera, a la capacidad de introducirte en el mundo digital con contenido instantáneo, con stories no más largos de 15 segundos y con contenido en forma de píldoras de todo tipo, con un algoritmo entrenado para mostrarte únicamente las publicaciones que saben que te van a enganchar.

Y todo esto genera ansiedad en el público, que ve cómo el tener seguidores supone mejoras en sus negocios, en sus vidas, porque pretenden convertirse en influecers y de tener cientos de miles de likes para fardar y aumentar su mal llamado ego.

Yo he caído personalmente en esa espiral obsesiva de querer generar públicos de manera muy rápida y continuada. He trabajado con distintas aplicaciones que me han traído seguidores, he utilizado otras aplicaciones para borrar seguidores que poco me interesaban, he hecho limpieza de redes eliminando todo rastro de mis cuentas en la plataforma para volver a comenzar de cero y averiguar cómo afectaba eso en el algoritmo. He trabajado con hasta quince cuentas al mismo tiempo para mejorar mis estadísticas, e incluso he llevado al límite las publicaciones de contenido publicando hasta ocho veces diarias contenido de distinta índole con el único fin de aprender y seguir mejorando en redes sociales.

Me considero «experto» en redes sociales porque he trabajado durante años para comprobar los límites de las distintas plataformas, buscando formas de crecer de manera orgánica y estructurada. Sobre todo me considero experto porque conozco bien los fallos de las cuentas que me sugieren, puedo encontrar distintos problemas que el usuario medio no ve o que tiende a pasar por alto.

Pese a ser experto, mi cuenta personal ha sufrido muchos cambios a lo largo de los años, he llegado a tener muchos seguidores y hace relativamente poco establecí una nueva estrategia. Eliminé todos los seguidores de mi cuenta así como todos los seguidos con una herramienta llamada Cleaner, dejando mi cuenta prácticamente vacía, apenas mantuve 200 seguidores que sí que me interesaban porque son amigos y comencé a generar engagement con un nuevo proyecto fotográfico, para ver si podría ser capaz de crecer de manera orgánica haciendo lo que instagram considera buenas prácticas, es decir, sin utilizar automatismos, estableciendo un tiempo máximo de uso de la app y generando mucho contenido de manera constante, publicando todos los días y utilizando todas las herramientas que Instagram ofrece.

No me sorprendió conseguir 600 seguidores en cosa de un mes, puesto que comentaba en cuentas afines, seguía a personas interesantes para mi perfil y daba likes a todas las publicaciones de gente que tenía algo en común conmigo. De hecho además de no estar sorprendido, estaba encantado con el tema, finalmente había establecido una rutina de trabajo en la plataforma, generando engagement y siendo fiel a mis principios de no hacer Spam y no engañar a nadie. Cual es mi sorpresa que terminado el mes, me llega una notificación y me dice que la cuenta ha sido bloqueada por 7 días.

He sufrido bloqueos en Instagram varias veces, muchas veces porque comentaba cientos de fotos en un mismo día o porque daba like a todas las publicaciones del feed de manera muy rápida. Estoy hablando de estrategias pasadas, en las que conseguí miles de seguidores pero en las que no era constante y no trabajaba de manera conciencuda.

Con este bloqueo de 7 días he llegado a muchas conclusiones. La primera es que Instagram bloquea el crecimiento orgánico basándose en que hay un robot detrás, la segunda es que es prácticamente imposible eliminar el bloqueo porque contactar con ellos a través del servicio de contacto de instagram es imposible ya que no contestan y tercero que si lo que quieres es tener una presencia notoria en redes sociales lo tienes que hacer sin contar con tus redes sociales, es decir, tienes que generar tráfico a tu cuenta desde otros sitios, desde tu página web bien posicionada en google, desde publicidad, o desde otras plataformas como youtube, spotify, behance o pinterest.

¿Dónde escuchar el podcast?

“Porque emprender no tiene porqué llevarse tu vida por delante. En todo caso, emprender consiste en mejorar tu vida y hacerte crecer”

ITCANph
Diseñador gráfico

¡Contacto!

Leave a Reply