fbpx

Bienvenidos a EGO EN EL NEGOCIO

Capítulo 43. ¿Por qué es tan difícil ser original?. Me presento, soy ITCANph, diseñador gráfico freelance y espero que el contenido del podcast te sea útil y te ayude a mejorar tu negocio.

Bienvenidos, como siempre, a un capítulo más de Ego en el Negocio, hoy voy con una reflexión que me ha llevado cierto tiempo y que seguramente debí plantearme cuando empecé en este mundo freelance.

Cuando trabajaba para una empresa, como responsable del departamento de diseño, una de mis mayores frustraciones era enfrentarme a los marcados límites de la compañía para la que diseñaba. Esto quiere decir que tenía que estar constantemente pidiendo permiso para salirme del tiesto, las pocas veces en las que lo conseguía, no dejaba de ser una obra adaptada a las necesidades de la venta.

Lo que me daba cierto aire eran mis proyectos paralelos. Proyectos fotográficos y de diseño que me enseñaban a salirme de lo común. Esta era mi obsesión, hacer algo diferente a lo establecido.

Debemos entender que los manuales de identidad de las empresas son las que nos permiten tener ciertas garantías de consistencia dentro del diseño, por eso mis frustraciones eran tan pronunciadas, porque la persona o el equipo que hubiera diseñado esos manuales, podía en algunos casos estar equivocada. Es decir, podemos coincidir en que los saltos de línea en las cartas deban ser siempre los mismos, que los colores corporativos se deban usar en una cantidad máxima de espacio o que las siglas de la empresa no deben modificarse ni en proporción ni en tamaño o color. Pero lo que debemos saber es que las reglas, las normas y los diseños, están para romperse, porque es lo que nos hacen destacar.

Imaginemos cómo Audi ha sido inteligente y ha separado los anillos de su logotipo para ejemplarizar el distanciamiento social. Dicen los manuales que eso no se debe hacer, pero han sabido adaptarse, han sabido leer que hay cosas que se pueden romper si el momento es el indicado.

He puesto un ejemplo demasiado obvio, parece que la importancia es menor porque el caso lo merecía.

Pero volviendo al tema de la frustración… Cuando decidí convertirme en freelance, cansado de los constantes «Noes» a los que me estaba enfrentando en mis diseños, me vi con la posibilidad de enfrentarme a situaciones distintas. Sesiones de fotos en las que yo era el único encargado de elegir absolutamente todo, campañas de publicidad en las que me dejaban campar a mi aire y ser lo creativo que yo quisiera… Pero, ¿sabéis cual fue mi sorpresa? ser original no vale.

Ser la persona más original del mundo, con una idea única y completamente nueva. No vale.

Conseguí uno de mis primeros clientes después de enseñarles mi portfolio, con ediciones surrealistas y toques de modernismo exagerado. El cliente quedó, hablando rápido, prendado de mis imágenes. Me contrató como fotógrafo. Él sabía cuáles eran mis capacidades, cómo veía yo las cosas, me dejó libertad y comenzamos a trabajar.

La sorpresa vino cuando después de entregar el trabajo, de hacer cosas distintas, con sesiones de fotos y trabajos enormes de edición, el cliente desestimó varias de mis ideas por creer que no se entendería en el mercado.

Me enseñó una campaña de un competidor y me dijo que él pensaba en algo más parecido a eso. Vamos, que lo copiáramos.

Volví a la frustración anterior, la de mi antiguo trabajo, en el que estaba acogedoramente recogido clientes, dinero y estabilidad.

Mi propuesta fue destinar una parte del presupuesto a mi idea, yo estaba convencido de que era la acertada. Finalmente el cliente decidió no sumar un solo euro a mi idea original, pensó que ir a lo más clásico, a la foto de producto y manta sería la mejor solución.

Tomad esto como lo que es, una realidad, pero que no tiene porqué ser tan dura. No tienes que temer que haya gente que no entienda tu proyecto o que no quiera invertir en tu idea. Tienes que seguir siendo original en la medida en la que tu mente vaya creando ese contenido. No dejes de crear cosas por miedo a que sean rechazadas. De todo aprenderás, está bien que las marcas para las que trabajas te pongan los pies en el suelo, tienes que tirar hacia delante porque a fin de cuentas, tu trabajo va más allá y debes aprender de tus clientes.

Consiste en ser original, encontrando las barreras en las que una cosa pasa de ser original a ser irrealizable. Y buscar la manera de que tu diseño, transgresor como es, llegue a encajar. Y eso es un trabajo duro, pero es el verdadero camino al éxito del freelance. No consiste en copiar, porque por eso cobrarás muy poco. Consiste en hacer algo original, nuevo, fresco… y hacerlo encajar.

¿Dónde escuchar el podcast?

“Porque emprender no tiene porqué llevarse tu vida por delante. En todo caso, emprender consiste en mejorar tu vida y hacerte crecer”

ITCANph
Diseñador gráfico

¡Contacto!

Leave a Reply