fbpx

Bienvenidos a EGO EN EL NEGOCIO Capítulo 51. La soledad del Freelance. Me presento, soy ITCANph, diseñador gráfico freelance y espero que el contenido del podcast te sea útil y te ayude a mejorar tu negocio.

Bienvenidos un día más y gracias a todos por acompañarme en este capítulo, un tanto especial porque vamos a hablar de uno de los fenómenos de los que poco se habla y mucho se sufre cuando uno es freelance. Y es que cuando empezamos, todo es muy bonito, pero con el tiempo, vamos descubriendo facetas de la vida del freelance que no siempre son demasiado agradables.

Este tema viene inspirado en muchas de las personas con las que he ido hablando a lo largo de estos últimos meses que han comenzado a teletrabajar y que al principio me comentaban que todo eran ventajas, pero que poco a poco han ido descubriendo la claustrofobia que a veces provoca el no tener a un colega de mesa con el que reírte en un momento determinado.

Numerosos estudios apuntan a que la soledad de un trabajador freelance puede originar cierto malestar y disminuir su productividad. Un diseñador, desde luego, tiene que ser creativo, a fin de cuentas es importante que la creatividad fluya y que los resultados sorprendan a nuestros clientes, pues bien, dicen que la soledad también disminuye nuestra creatividad. La soledad puede llegar a deprimir al más optimista, puesto que el componente social que aporta la oficina es algo intangible y por tanto muchas veces pasado por alto. No son pocos los trabajadores por cuenta ajena que se han dado cuenta de todas estas cosas en los últimos meses de confinamiento, que han ido viendo cómo la euforia de no tener que perder una hora de su tiempo viajando en metro o llegando siempre tarde a casa, ha pasado al no sacar ni un solo minuto para leer la novela que sigue olvidada en el estante o a no disfrutar de las cosas que antes le suponían un respiro y ahora les ahogan.

Es fundamental en la sociedad en la que vivimos, ser capaces de diferenciar lo que es el trabajo de lo que es la vida, porque no somos conscientes de la capacidad que perdemos por no saber distinguir o por sentirnos mal con nosotros mismos al no ser productivos cuando se supone que debemos estar trabajando. Así es como se forman los colapsos y sobre todo los problemas de tiempo, y es que tendemos a procrastinar porque parece que no tenemos tiempo nunca.

Podríamos resumir todo el capítulo en cuatro ideas fundamentales. Cada una con una pequeña solución o intento de solución que podemos poner en práctica y que ojalá os ayuden como hacen conmigo.

  1. Contactos. Y es que como os comentaba antes, la soledad es algo muchas veces malo para el espíritu humano. Lo que quizá debamos hacer es tirar de teléfono, de amigos y de compañeros de trabajo. Lo que quiero decir con esto es que te esfuerces por hablar con gente de fuera de tu círculo, no perder el hilo de lo que pasa más allá de tu pantalla, intentar estar en contacto con gente a través de llamadas, videollamadas y tengas conversaciones con gente que pueda ayudarte en un momento determinado. No tiene porqué ser una llamada de trabajo, pero sí una llamada que te ayude a desconectar. Un consejo, llamar a alguien con la única excusa de que te cuente algo que es probable que ya sepas, no tiene porqué ser una pérdida de tiempo, puede ser una oportunidad de aprender un enfoque nuevo.
  2. Espacio de trabajo. El espacio de trabajo es una de las características más importantes que debemos cuidar. Puedes no ser la persona más ordenada del mundo, pero debes cuidar que tu espacio de trabajo te ayude a concentrarte en trabajar y no una fuente inagotable de distracciones. No consiste en tener todo perfecto, pero sí generar ese ambiente de trabajo que te ayudará a sobrevivir.
  3. Conciliación. No es más que saber desconectar. Saber que cuando sales de la pantalla es para estar con tu gente, no para seguir trabajando dentro de tu cabeza. Sabemos que es difícil, pero es importante cuidar este punto, porque puede hacer que tu vida se tambalee.
  4. Aprende a ahorrar. No compres cosas que no necesitas únicamente pensando que es una inversión para tu empresa. Te encuentras solo y los gastos los afrontas solo. Por eso es importante que sepas lo que es importante. Y lo que sea importante dejará de ser un gasto para ser una inversión. Aprende la diferencia entre gasto e inversión.

¿Te animas?

¿Dónde escuchar el podcast?

“Porque emprender no tiene porqué llevarse tu vida por delante. En todo caso, emprender consiste en mejorar tu vida y hacerte crecer”

ITCANph
Diseñador gráfico

¡Contacto!

Leave a Reply