fbpx

Bienvenidos a EGO EN EL NEGOCIO

Capítulo 23. La filosofía What If. Me presento, soy ITCANph, diseñador gráfico freelance y espero que el contenido del podcast te sea útil y te ayude a mejorar tu negocio.

Como diseñador gráfico me he enfrentado muchas veces a bloqueos mentales en el tema creativo. Y es que, cualquier trabajo que requiera cierta creatividad tiene estos altibajos.

Decía Picasso aquello de que la inspiración te pille trabajando. Y desde luego que es cierto. Pero con matices. La mente creativa necesita descansar, necesita desbloquearse y relajarse para poder trabajar. Pero si algo tenemos los trabajadores por cuenta propia, los freelance, es que estamos constantemente trabajando. Entonces, el tema de desconectar a veces nos viene grande y no sabemos hacerlo.

Hoy, en este capítulo, os voy a contar una de las técnicas que utilizaban algunos creativos del renacimiento para superar esas frustraciones creativas que quizá os sirvan.

La técnica del what if, que la he denominado así porque me parecía que sonaba bien, pero que no deja de ser el típico ¿y si? …

La cuestión es que cuando estamos diseñando, pasamos por diferentes fases. La primera es cuando tenemos la mente en blanco y la pantalla también. Aquí viene la primera frustración. Y es que nos encontramos con la incapacidad de empezar.

Una vez pasada esta fase, cuando hemos empezado y avanzado un poco, notamos cómo el diseño va fluyendo y nos encontramos con la mejor fase de todas, la creatividad sin frenos. Que no es otra cosa que una fase en la que el flujo creativo parece no tener fin, seguimos y seguimos. De hecho, esta fase, si no la sabemos contener puede llevarnos a problemas porque tendemos a salirnos del guión.

Después de toda esta fase creativa, entramos en una fase más sosegada, en la que empezamos a ver las cosas mal. Es una etapa en el diseño, en la que ya lo hemos visto tantas veces, de manera tan consecutiva, que no somos los mejores para valorar el diseño que acabamos de hacer. En esta fase es cuando deberíamos descansar. Pero es probable que no lo hagamos, porque los tiempos de entrega se estrechan, la ansiedad sube y queremos terminar cuanto antes. Esto es contraproducente, pero a veces es así.

Esta fase suele terminar cuando por fin lo dejamos un rato y nos decidimos a descansar de la pantalla aunque sean 20 minutos. Cuando volvemos empezamos a ver las cosas con más carió y nos damos cuenta de los distintos fallos que hemos tenido.

Es entonces cuando normalmente buscamos la valoración del cliente. Cosa que siempre es peliaguda, porque los clientes no suelen tener el mismo gusto que nosotros y porque no siempre entendemos bien las críticas.

Aquí es donde nuestras dotes de negocio, donde debemos hacernos valer. Porque si nuestra idea es buena, debemos ir con ella por delante. Pero siempre sabiendo que estamos diseñando para el cliente por supuesto.

Llegados a este punto nos podemos encontrar con distintas posibilidades. La primera es que el cliente valide nuestro diseño y que empecemos a configurar los detalles, que normalmente son los más aburridos, los que hacen que las cosas funcionen correctamente. Y la segunda es que a nuestro cliente no le guste nada nuestro diseño y que quiera que cambiemos el rumbo del diseño hacia otro nivel.

Normalmente, en este punto en el que nos encontramos, es donde más advertimos nuestro bloqueo. Primeramente porque somos personas y las críticas nos afectan, pero sobre todo porque nos enfrentamos de nuevo a un folio en blanco que no deja de ser un borrón de todas las ideas que ya hemos tenido.

Entonces es cuando debemos hacer uso de la táctica What if. Esto es…

¿Qué pasaría si…?

Apliquemos esta táctica de diseño a un logotipo:

¿Qué pasaría si no pudieras utilizar negro, o color, o rojo, o blanco…? ¿Qué pasaría si no pudieras utilizar letras? ¿Y si no pudieras utilizar curvas? ¿Y si desapareciera el concepto? ¿Y si tuviéramos más tiempo?

De plantearse hipótesis es de donde nace el buen diseño. Porque siempre caemos en los mismos errores. Y es que pensamos en pequeño. Y donde debemos llegar es a pensar en grande. A ser lo más grandes que podamos.

¿Dónde escuchar el podcast?

“Porque emprender no tiene porqué llevarse tu vida por delante. En todo caso, emprender consiste en mejorar tu vida y hacerte crecer”

ITCANph
Diseñador gráfico

¡Contacto!

Leave a Reply